viernes, 2 de diciembre de 2011

Asi que aqui estoy yo, atrapada en un cuerpo de loba del que no tengo recuerdo alguno.
Me transformo sin cesar de la noche a la mañana; mis huesos se parten y sufro en silencio el dolor de la transformación.


Aullo junto a la manada. Aullo por ese chico, por el verano, que tarda demasiado en llegar; por todos los amigos que he dejado atrás, por mis padres; por los lobos que dieron un sentido a mi vida y me la destrozaron...

Me duermo arrullada y arropada por el calor de la manada.
             Cuando despierto soy humana pero ni siquiera recuerdo mi nombre. Estoy lejos del bosque pero aún así noto que la loba que hay dentro de mi se revuelve inquieta.


El invierno me arrastra inexorable hacia él y me es imposible detenerlo.
Cierro los ojos y me venzo al invierno. Estoy en una prisión, no puedo salir y, aunque pudiese ¿quien me rescataría?
                Soy capaz de conservar recuerdos humanos mientras soy loba como el olor de su pelo y el color de sus ojos... ¿se acordará de mi?

          El invierno es una prisión hecha de cristal, nieve y filigranas de plata.


                                 "Porque entre todos los inviernos hay uno tan infinitamente invierno que solo si lo atraviesas sobrevivirá tu corazón".

2 comentarios:

  1. Es demasiado buena la frase del final, me la voy a apuntar, porque me gusta mucho, espero que no te importe, sigue eswcribiendo asi, y pasate por mi blog!!

    ResponderEliminar